La Juan XIII, 110 años de historia en camino de convertirse en un gran centro cultural

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print

Los 110 años de historia que guardan las paredes en bahareque de la antigua concentración escolar Juan XXIII dan cuenta desde el pasado 28 de diciembre de cómo, luego de 11 años de espera, por fin están siendo restauradas.

Gracias a la gestión directa del alcalde Carlos Mario Marín, la Alcaldía de Manizales consiguió la licencia de construcción y destinó una partida de $13 mil millones para ejecutar la primera fase de esta obra que contempla la intervención de entrepisos, terrazas con cubierta, graderías con espacios, acabados con cielorrasos, parqueaderos y puntos fijos.

Igualmente, logró la vinculación del Ministerio de Cultura, que aportará una contrapartida, no sólo en recuperar la histórica estructura, sino para hacerla parte del Clúster de cultura y educación, transformándola en un gran centro cultural.

“La Juan XXIII es la estructura más grande en bahareque de América Latina. En ella está condensado nuestro talento, nuestra historia. Es el punto geográfico donde se encuentran la ciudad moderna y el centro histórico. Es nuestro símbolo como sociedad”, destacó el primer mandatario durante el recorrido que hizo por el edificio para socializarles a los medios de comunicación este sueño que hoy es una realidad.

Ingenieros y arquitectos restauradores del Consorcio 2021 trabajan en sacar adelante esta obra, que será el inicio del proyecto Campus Manizales y que en un solo espacio de 7 mil m2 les ofrecerá a propios y extraños:

• Biblioteca.
• Videoteca para personas en situación de discapacidad.
• Museo.
• Sala de exposiciones.
• Auditorio.
• Sala de danzas.
• Cine.
• Sala de artes audiovisuales para talleres con la comunidad.

Hasta la fecha de su cierre por deterioro, Gilma Jaramillo fue la rectora de la antigua concentración escolar. Acompañada por Guillermo Vallejo, egresado de la institución, recorrió los pasillos que antaño fueron el epicentro de enseñanzas, risas, juegos y anécdotas, las mismas que forman parte de la historia de Manizales y que hoy, más que nunca, están siendo tratadas con amor, compromiso y responsabilidad por la Manizales + GRANDE.

“Toda la ciudad tiene que vestirse de gala, porque este realmente es el edificio representante de la cultura, de la educación y de la ciudad universitaria. Muchas gracias al señor alcalde y a la Administración Municipal porque por fin, después de 11 años de la acción popular, se va a intervenir este edificio”, señaló la docente.

La restauración de la edificación Juan XXIII se realizará en dos fases y tendrá una duración de 18 meses, tiempo después del cual los manizaleños podrán volver a sentir el orgullo de contar con un patrimonio nacional.

Ir al contenido