Manizales, en el camino de la apertura empresarial hacia el compromiso social y ambiental

·        Hoy las empresas están llamadas a innovar en su forma de actuar. La nueva tendencia son los negocios con objetivos que no solo buscan rentabilidad económica sino además impactos sociales y ambientales. Son las llamadas ‘empresas con propósito’.

En el mundo unas seis mil empresas pertenecen al Sistema B. Así se conoce al conjunto de empresas que buscan mejorar las condiciones de sus empleados, de su entorno y/o de su público objetivo o clientes. Por eso establecen políticas como, por ejemplo, el contratar población vulnerable y crear condiciones de protección de medio ambiente en sus entornos laborales o para sus consumidores o clientes finales.

En Latinoamérica hay alrededor de mil empresas en el llamado Sistema B, de las cuales 88 están en Colombia. Dos de ellas tienen su sede en Manizales, que son Sentido Verde y Millete.

Las empresas en el Sistema B pertenecen al movimiento global B Lab y predefinen un sentido de éxito del negocio. Ejemplo de ello en Colombia son Presto, Crepes & Waffles, Juan Valdez y Alquería, entre otras.

Experiencias

Durante la Segunda Semana de Acción por el Desarrollo Sostenible, realizada en Manizales por el Laboratorio de Innovación Pública de la Secretaría de Planeación, la cual contó con actores nacionales e internacionales, se evidenciaron casos exitosos no solo en las instituciones educativas donde se aplican los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), sino en empresas que mejoran las condiciones de sus colaboradores con la implementación de actividades que apuntan a un trabajo digno, decente e incluyente con el género, atributos de una empresa en sistema B o con propósito.

Fernanda Echeverri, coordinadora del Proyecto sistema B Colombia, señaló que el sistema B aporta desde tres acciones:

1.    Haciendo una medición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la cual se hace mediante una herramienta gratuita en internet para conectar a todas las empresas y revisar cómo están contribuyendo a la Agenda 2030.

2.    Impulsando a las empresas B para que sigan ejecutando sus actividades. Por ejemplo, Crepes & Waffles está impactando varios ODS como el trabajo decente y cierre de brechas de género.

3.    Buscando acciones colectivas que contribuyan a hacer frente a problemas sociales y ambientales en diferentes territorios con poblaciones vulnerables.

“Al trabajar con ‘empresas con propósito’ se está generando un impacto, como es el caso de la empresa Indeleble (que vincula a víctimas de la violencia), con la cual se busca generar trabajo digno a las asociaciones y a las personas que están incorporadas a la sociedad y fortalecer el proceso de paz del cual hacen parte”, indicó Fernanda Echeverri, coordinadora del proyecto sistema B Colombia.

Dato de interés

·        El sistema B nació en el 2006 en Estados Unidos y a la región llegó en el 2012.

Ir al contenido