Secretaría del Deporte y Once Caldas trabajan en el gramado del estadio Palogrande

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

·        El proceso de menor cuantía para mantenimiento y adecuaciones locativas en el escenario deportivo se suspendió, mientras el transporte de materiales se retome.

El césped del estadio Palogrande ha sido considerado como uno de los mejores del país, y lo seguirá siendo. Esto gracias a que la Secretaría del Deporte, en conjunto con la Fundación Once Caldas, trabaja en el gramado, que en los últimos años ha sido de la más alta calidad.

Carlos Alberto Arias Jiménez, secretario del Deporte de Manizales

Carlos Alberto Arias, secretario del Deporte, habló de estos trabajos: “el fin es mejorar los filtros del terreno. Además, también intervenimos los camerinos y bancos para que cumplan con las exigencias de las Conmebol y la FIFA”.

En el 2011, Manizales fue sede del Mundial Sub 20, tiempo en el que se realizaron intervenciones en el gramado para cumplir con las exigencias y tener en ese entonces uno de los mejores drenajes del país. Desde ese año y hasta el 2019, el césped perdió la calidad que tenía.

Luego, con el cambio de administrador de bienes de la Fundación Once Caldas y la asesoría de la Secretaría del Deporte, se comenzó a trabajar para alargar la vida del sistema de drenaje de las capas superiores. Se hizo con máquinas como verticuter, aireadora, arenadora, optimización del sistema de riesgo, planes de trabajo y fertilización, y un cronograma de mantenimiento con maquinaria especializada. 

Santiago Rodríguez, ingeniero agrónomo de la Secretaría y uno de los asesores en estos trabajos, habló de la recuperación del terreno: “estamos diseñando unas espinas de pescado con renovación de las 3 primeras capas, descompactación y limpieza de partículas del geotextil para facilitar el libre paso del agua absorbida”.

Rodríguez agregó que la intervención busca facilitar el libre paso de agua hacia el sistema de drenaje y, así, mejorar la absorción en menos tiempo para controlar la sobresaturacion de agua en el terreno, simulando un sifón lateral de rápida acción.

Jorge Wilson Castro, administrador del Palogrande, contó: “hace unos años un partido terminaba y el campo quedaba muy golpeado, porque faltaba agarre de la raíz. Se trabajó en este problema y ahora el campo cuenta con muy buena raíz. Hemos detectado unos desniveles en los que hemos empezado a trabajar. Siempre que termina un campeonato se para el uso de la cancha por unas dos semanas para tratarla”.

Datos de interés

·        El aumento de lluvias en los últimos cuatro años por el cambio climático dificulta el óptimo estado de los terrenos de juego en el país.

·        El proceso de menor cuantía para el mantenimiento del estadio tuvo que suspenderse, en común acuerdo con el proveedor, debido a que los insumos para la obra no han podido llegar a la ciudad por los bloqueos en las vías nacionales.