Secretaría de Salud de Manizales advierte presencia de caracoles africanos en el Kilómetro 41

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
  • Estos moluscos son altamente peligros para la salud y por ningún motivo se debe entrar en contacto con ellos. La Secretaría de Salud de Manizales y Corpocaldas hicieron una jornada de sensibilización en el sitio.

Un número indeterminado de caracoles africanos, pero sin duda alto, encontró la Secretaría de Salud Pública de Manizales en una reciente visita que hizo a la vereda Kilómetro 41 acompañada por Corpocaldas, para recoger estos moluscos y sensibilizar a la comunidad de la zona frente al peligro que representan.

Angélica Salazar Aristizábal, jefa de la Unidad de Salud Ambiental de la Secretaría, explicó que se trata de animales contaminantes que puede llegar a generar enfermedades como meningitis, bronquitis, trastornos intestinales y encefalitis a quienes entren en contacto directo con ellos.

Angélica Salazar Aristizábal, jefe Unidad de Salud Ambiental de la Secretaría de Salud Pública de Manizales

Por eso, profesionales se desplazaron hasta el sitio para explicarles este tipo de riesgos a los habitantes y de paso enseñarles cómo deshacerse de estos caracoles. “Lo primero que la gente tiene que saber es que son altamente peligros. Su presencia se debe a la humedad y a la temperatura y se pueden encontrar en cualquier lugar: en el suelo, en los árboles, en las paredes de las casas. Se refugian en la tierra y debajo de la vegetación”, indicó.

Si usted se encuentra con uno de estos animales, lo que debe hacer es ponerse unos guantes, meterlo dentro de una bolsa y luego depositarlo en agua con sal hasta que muera. Cuando esto suceda, se debe enterrar. Otra forma es cavar un hoyo en la tierra, depositar una capa de cal, encima los caracoles y nuevamente una capa de cal para finalizar con una de tierra. La cal es indispensable para que mueran, de lo contrario brotarán de la tierra.

El lavado de manos es fundamental. Por ningún motivo la baba de estos moluscos debe entrar en contacto con los ojos, la nariz y la boca, sobre todo de los niños. No se deben consumir o utilizar como carnada o mascota. No se deben tirar a las fuentes de agua, so pena de contaminarlas.

“Seguiremos llegando al Kilómetro 41 para seguir sensibilizando a la comunidad, principalmente a los niños. En la Secretaría estamos prestos para atender estos casos y orientar frente a ellos”, concretó la Jefa de la Unidad de Salud Ambiental.

Dato de interés.

  • Los caracoles africanos se refugian en los elementos inservibles que se dejan en patios, jardines o antejardines. Por eso, es necesario que estos espacios permanezcan limpios de basura, madera, tejas o ladrillos.